Entre Jiménez y Giménez ¿Menezo?

La crisis abierta en el seno de la Agrupación Municipal Socialista de Almería va a dejar en evidencia para quienes priman los intereses personales y para quienes los de partido. La elección de la persona que sustituya a Pepa Requena va a poner de manifiesto si se opta por un proyecto enfocado a ganar elecciones -otra cosa es que se ganen- o si de lo que se trata es sencillamente de sobrevivir.
Los dos nombres que se están imponiendo como previsibles candidatos a liderar la Agrupación son Paco Giménez y Joaquín Jiménez. Las diferencias entre ambos son algo más que la inicial del apellido, pero la aspiración la misma, y no es otra que acabar siendo el cartel electoral en las próximas elecciones municipales.
Y es que la clave está ahí, en las elecciones municipales de dentro de dos años. Se trataría de elegir a un secretario general que pueda garantizar un buen resultado electoral. Cierto es que no resulta obligatorio que ambas cosas recaigan en la misma persona, pero no es menos cierto que a ambos les gustaría serlo.
Giménez ha sido conocido como presidente del Colegio de Economistas, y por tanto su notoriedad pública se circunscribe a los ámbitos de la empresa y la política, pero no se le conoce entre la ciudadanía. De hecho, mucha gente ignoraba su militancia política hasta que decidió por sorpresa y fuera de plazo, ser candidato a una primarias que habían sido rechazadas por la dirección autonómica del PSOE.
Por el contrario, Jiménez, es de sobra conocido -aunque tal vez ya sean pocos quienes le asocien al periodismo- por los muchos años que lleva como concejal, ejerciendo durante un tiempo de portavoz adjunto y últimamente de portavoz titular. Además, ha dado la cara en momentos difíciles, asumiendo el reto de encabezar candidaturas alternativas a lo oficial. Y desde que lidera el grupo municipal socialista, éste ha cogido otro aire, otro impulso, y es más fresco y ágil en el debate político.
Pero si Jiménez se presenta en oposición a Giménez y pierde, podría ser "invitado" a dejar la portavocía, mientras que si no se presenta, el nuevo secretario general podría tener la deferencia de mantenerle durante los años que restan. 
Pero tanto si le dejan de portavoz como si no, el lío podría volver a reproducirse. Un secretario general por un lado intentando hacerse un hueco mediático para darse a conocer como futuro candidato a la alcaldía, y por otro un portavoz con presencia garantizada, que o bien sería el mismo que ahora o bien otro más plano para evitar quitar sombra al líder, pero que indefectiblemente provocaría un nuevo bajón en el nivel de la oposición que se está ejerciendo.
Si Jiménez gana, afianzará la coordinación del grupo y la Agrupación, evitando bicefalias, y además se garantiza seguir generando imagen para las elecciones.
El problema que tienen los militantes socialistas es si dejarse llevar por los intereses de los barones y baronesas, si considerar esto como un pulso interno entre corrientes y liderazgos, o si plantearse que han de elegir a la persona más adecuada para lograr el mejor resultado posible en las municipales. Sólo les quedan dos años para limar la abrumadora mayoría absoluta del PP y no tienen tiempo material de hacer experimentos.
Que entre Jiménez y Giménez pude haber algo más, sí, pero habrá que ver cómo y de qué manera. Javier Menezo se deja querer y apunta que su interés no va más allá de lo orgánico y por tanto no entraría en la guerra por el cartel electoral, y eso también sería bueno para la Agrupación, que tendría una persona al frente focalizada a hacerla trabajar sin buscar el protagonismo que sí debe asumir quien aspire a arrebatarle la alcaldía de Almería al PP.

2 comentarios:

Rodrigo Lopez dijo...

Esta claro que las previsiones te han fallado en bastante: En los candidatos y en Menezo.
Proponer a Paco Gimenez como candidato solo ha servido para crear una ola contra el de aquellos que tienen otros planes, en las personas de Manuel de la Fuente o Adriana Valverde.
respecto a Menezo mientras siga presentadondose (con la que está cayendo), a la vista de los de que se rodea, como el sucesor del Martinismo, es dificil que en Almeria se abra hueco organico o social.

Anónimo dijo...

Las previsiones han fallado en cuanto a candidatos.
Paco Gimenez cometio el error de anuncias con tanto tiempo sus intenciones de ser candidato a la Alcaldia, sin estar imbricado entre la militancia socialista, por la "prisa" de Adela Segura. El aparato es obvio que ha optado, por Manuel de la Fuente o Adriana Valverde, que desde la Local deben hacer el trabajo de Campo.
menezo no puede pensar en avanzar, presentandose acompañado (con la que esta cayendo en Almeria) del Martinismo mas impresentable de la capital, y las compañias ya sabemos que dicen que se pretende conseguir.
Esto se ve analizando a bote pronto, las personas integrantes de cada una de las candidaturas.