Lo que no se dice de la encuesta EGOPA


No es que me merezca credibilidad una encuesta que utiliza un universo tan escaso como el de EGOPA, con 3.200 entrevistas telefónicas para toda Andalucía, que aplicando la ponderación correspondiente, supone que por ejemplo en Almería se hacen 270... para un total de 600.000 habitantes.
Insisto, no es que me merezca credibilidad, pero puesto que otros sí se la dan, puesto que ocupa portadas de periódicos tanto sus datos como las valoraciones, pues veamos también qué otras cosas dice, pero no se dicen.
Se usa tanto esta como otras encuestas para pulsar la tendencia electoral, casi siempre se queda ahí el análisis, pero sin duda hay otros elementos que convendría revisar y que resultan incomprensibles en ocasiones; vamos, que no encajan.
¿Sabía usted que el 75% de los andaluces es nacionalista? Pues sí, eso dice la encuesta. Teniendo el 0 como “nada nacionalista andaluz” y el 10 como extremadamente nacionalista, más de 25% se coloca en el 5, y más del 13% en el 10... y en entre el 5 y el 10 está el 75% de los encuestados.
Es curioso ¿verdad? Sobre todo si luego lo comparamos con el hecho de que con el único partido nacionalista, el Partido Andalucista, sólo se identifica el 1,8% de los andaluces, y eso se traduce en ser el quinto en intención de voto, aunque eso sí con el 2,1 de apoyo en las urnas.
No es menos llamativo que según la misma encuesta, de haber elecciones “mañana” la abstención sería superior en las andaluzas que en las generales, y el voto al PA bajaría en las generales respecto a las autonómicas, mientras que el de UPyD seguiría la dirección contraría sería menor en las andaluzas y superior en las generales.
Veamos ahora el caso de Izquierda Unida, a quien se atribuye una subida electoral. Resulta que para el 30% su trabajo en el gobierno es valorado entre bueno y muy bueno, mientras que para más del 45% es malo o muy malo... ¿se entiende eso?
El 21% de los andaluces se autodefine colocándose a la derecha, y el 45% a la izquierda, mientras el 31% se pone en el centro. Pues bien ¿Cómo se explica que UPyD, a quien se ve como de “derechas”, a quien no se percibe como “nacionalista” , se coloque electoralmente por delante del PA a quien se se considera “nacionalista” y de “centro-izquierda” o a la izquierda de UPyD que es donde está el grueso del electorado? ¿Cómo puede sentirse próximo a esta formación el 8,1 de los encuestados si está en las antípodas de su perfil?
Quizá estos y otros desajustes que se observan y que resultan tan interesantes vengan determinados por uno de los pecados en origen de la encuesta, y es el recuerdo de voto. Es decir, que si en las autonómicas pasadas el 40,66% votó al PP, el 39,52 lo hizo al PSOE y el 11,34 a IU, y resulta que el 24,1 de los encuestados votó al PP, el 25,2 al PSOE, y el 9,2 a IU, pues el sesgo de las respuestas es evidente.
Pero echemos un vistazo a otros datos sorprendentes en cuanto que se ajustan mal al propio resultado electoral de la encuesta. Y me refiero a la percepción de la situación económica andaluza, que alrededor del 90% considera mala o muy mala, y el 74% califica de mala o muy mala la situación política, pero la presidenta socialista Susana Díaz es la mejor valorada... y eso que el Gobierno andaluz es la quinta institución peor valorada. Eso sí, la institución peor valorada y con diferencia son las diputaciones provinciales, que tanto PA como UPyD piden que sean eliminadas, igual que otros partidos minoritarios.
Que más del 80% no esté satisfecho con la democracia, que a más del 40% la política le produzca desconfianza o irritación... tampoco tiene mayor importancia entre quienes sólo miran si serán o no votados, si tendrán o no un sueldo cuatro años calentando escaño.

O tal vez este artículo sea un error porque la encuesta carezca del mínimo rigor. Pudiera ser.

1 comentario:

Amarboles Perez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.