Exégesis de Rosa Díez



Uno de los misterios de estas pasadas elecciones generales es el voto recibido por Unión Progreso y Democracia a casi todos los niveles, ya que resulta tan contradictorio como su propia líder, Rosa Díez.
Antes de las elecciones generales, Díez se sometía a una entrevista en El País, y en ella se refleja de modo preciso la ambigüedad con la que se mueve quien no tuvo empacho en formar parte de un gobierno bajo la presidencia del PNV y ser consejera de Educación en el País Vasco... ahí es nada, o firmar acuerdos en aquellos momentos con Herri Batasuna.
Así, Vera Gutiérrez Calvo le preguntan a quién apoyarían en caso de ser necesarios, si a Rajoy o a Rubalcaba, y responde que “a cualquiera de los dos” en determinadas condiciones, pero que si no las cumplen “no votaríamos a ninguno”, a lo que la periodista le dice “¿entonces se abstendrían?” y ella contesta “No, no votaríamos a ninguno”, insiste la compañera “¿y eso no es una abstención?”, y Díez concluye “No votaríamos a ninguno”.
Dice la periodista que “UPyD propone la limitación de mandatos a dos legislaturas para los cargos públicos, pero usted lleva media vida ejerciendo cargos públicos”, a lo que la candidata a repetir como diputada contesta que “Sí, pero no en este partido. En otro que no creía en la limitación de mandatos”. A continuación le pregunta si será esta entonces su última legislatura, y ella constes “Me parece que me quedaría esta y otra, ¿no? Porque lo hemos aprobado ahora”. La entrevistadora, un poco asombrada pide aclaración:
-¿Empezaría a contar ahora?
-Creo que se interpreta así.

Otro asunto curioso es el de su posición sobre un tema tan polémico como es la reforma de la Ley de la Interrupción Voluntaria del Embarazo. Efectivamente, como es polémico, Díez no incluye en su programa electoral referencias a este tema, siendo ella mujer y progresista, por lo que la periodista le pregunta primero porqué para estas elecciones no incluye el asunto, y ella contesta que “No nos parece que sea un tema que haya que llevar en el programa. No es urgente.” Aún así la entrevistadora se afana por conocer si apoyaría volver a la ley anterior como quiere el PP o defendería la actual modificada por el PSOE, y ella vuelve a sorprendernos “No me pronuncio sobre hipótesis que no se han producido”.
Quizá el apoyo que desde medios tradicionales de la derecha y el conservadurismo, y de periodistas de esa misma tipología, sean el motivo por el que no entra en esta ni en otras cuestiones.
Por ejemplo, no es favorable al copago sanitario “salvo en situaciones concretas”, quiere “revisar la aportación de los pensionistas al gasto farmacéutico, igualándola con la de los trabajadores en activo”, sobre si apoyaría el retorno de etarras a Euskadi afirma que “Eso está en la ley. No apoyaré nada que no sea aplicación estricta de la ley”, y por poner otro detalle, apuesta por el “mantenimiento” de las actuales centrales nucleares pero no habla de poner más ni de quitar... en fin, hay que leer su apuesta por el federalismo y el centralismo a la vez, o cómo es capaz de criticar que el PP diga que bajará impuestos y defienda ella una reforma fiscal ¿tal vez para subirlos?
Cada cual puede entender lo que quiera, y quizá por eso sube en número de votos, y quizá por eso se queja del sistema electoral que les otorga menos diputados que a otras formaciones que tienen menos votos, pero calla sobre el hecho de que por ejemplo, UPD se pueda presentar por cualquier provincia española sin recabar avales al tener al menos un diputado en el Congreso, y que otras formaciones sí tengan que conseguirlos. Obviamente estas quejas van por barrios, y es que Amaiur con el 0,03% más de votos que el PNV logra siete escaños frente a cinco... y ambos se presentaba sólo en el País Vasco, o IU, que tanto se quejaba del sistema antes de estas elecciones, nunca dijo nada en sus buenos tiempos... hasta que el electorado le empezó a dar la espalda.




NOTA: La última vez (y creo que única) que escribí algo sobre UPyD en Almería, recibí en las redes sociales insultos y amenazas, también por correo electrónico y avisos por medio de terceras personas. Espero que se hayan calmado ya y sepan rebatir argumentos sin atacar a quien opina.

3 comentarios:

Gemma dijo...

Un periodista no lo es por terminar una carrera universitaria (como supongo...), sino por informar con rigor, de lo contrario se convierte, simplemente, en un cotilla. ¿Puede demostrar los pactos que Rosa díez, y digo Rosa díez, entabló con HB? Si no, pasará usted de ser cotilla a ser intencionadamente un DIFAMADOR.

Rafael M. Martos dijo...

El PNV, con quien compartía gobierno el PSOE, pactó numerosas cosas con HB, y Rosa Díez no le hizo ascos, incluidos a aspectos relacionados con el sistema educativo que eran de su directa competencia. En cualquier caso, fíjese, le aceptaría haberme equivocado en este aspecto, y deduzco que si es lo único que le molesta debe ser que con el resto está de acuerdo. Es mi opinión, y para opinar no hace falta ser periodista -aunque yo lo sea- y opinar no es informar, es dar un punto de vista; y esto es un artículo de opinión, no una información ni una noticia. De todas formas su acusación de difamador sencillamente porque pienso distinto a usted, es la misma línea que siguió Rosa Díez cuando denuncio a un veterano viñetista. El sentido del artículo es poner en evidencia que UPyD avanza por dar un mensaje ambiguo, y que mientras Rosa Díez dice ahora una cosa, antes hacía lo contrario, y que mientras ahora defiende una cosa, no le importa hacer la contraria, que elude temas fundamentales para evitar que la derecha mediática que le apoya deje de hacerlo. Y es que UPyD puede tener cierto sentido en País Vasco o Cataluña como alternativa a un PSOE "nacionalizado", pero en el resto del Estado... no le veo hueco. Pero es mi opinión y usted es muy libre de no compartirla, faltaría más. Gracias por leerlo.

Isaac Fernández dijo...

Estimado Sr. Martos:
Me parece tendenciosa su opinión. UPyD en ningún caso avanza por dar un mensaje ambiguo como Vd dice. Sus mensajes son meridianamente claros y entroncan con las demandas de una sociedad cansada del bipartidismo obligatorio y eso precisamente y no "el apoyo de la derecha mediática" es lo que ha atraído más de un millón de votos. Mensajes como:
- Cambio de la ley electoral
- Recuperación de competencias por parte del Estado
- Regeneración democrática con medidas muy concretas (le invito a echarle un vistazo muy por encima al programa electoral, o si es demasiado para Vd, alguno de los folletos-resumen con 10 propuestas)
- Independencia del poder judicial
- Un único sistema fiscal para toda España
- Un único tipo de contrato laboral, indefinido y con indemnización creciente
Y así una y otra, sobre los temas de principal interés de los ciudadanos...
Sin embargo parece que Vd sólo se fija en aquello que puede socavar la imagen de Rosa Díez. Supongo que Vd es consciente de que este mismo artículo se podía haber escrito sobre Rubalcaba, Zapatero, Cayo Lara o cualquier otro líder político ¿verdad? ¿O me va a negar que todos y cada uno de ellos callan o se refugian en excusas cuando les preguntan sobre temas que no les interesan? ¿Recuerda Vd "EL DEBATE" y las infinitas negativas de Rajoy a responder preguntas directas sobre su programa electoral? ¿Tiene Vd memoria selectiva o me lo parece a mí?
Un saludo, Isaac Fernández.