Asesores de ida y vuelta

No era comprensible la reacción del PSOE cuando estalló la Operación Poniente, de romper el pacto de Gobierno en la Diputación con el PAL. Habrá quien piense que lo que no era comprensible era el propio pacto, pero eso es otra cuestión.
Lo cierto es que en ese momento ninguno de los dos diputados del PAL habían sido ni imputados, ni llamados a declarar, ni nada de nada; y que tampoco el PAL como organización política había sido objeto de atención por parte de quienes instruían esta Operación. Por tanto, no tenía ninguna justificación que se les cesara de sus cargos en el equipo de Gobierno ni que se pusieran de patitas en la calle a los asesores que le habían "adosado" al presidente de la institución Juan Carlos Usero, en función de esos acuerdos.
Es curioso que si haber cambiado nada en lo sustancial -ninguno de los dos diputados está inmerso en la Operación Poniente ni el PAL como organización tampoco- pues se recuperen a los asesores que fueron cesados por el PSOE, dejando claro que se reedita el pacto.
¿Y porqué no se hace a las claras? ¿qué impide que Añez pueda volver a ser vicepresidente y Díaz diputado delegado?
Antes sabíamos que había un pacto, sabíamos qué cargos ocupaba cada cual en virtud del mismo, que "poderes" tenía cada uno... pero ahora, lo único que va a ocurrir es que la sombra de la sospecha se extienda sobre cada decisión que los socialistas logren pactar con el PAL.
En resumen podría decirse que era difícil hacerlo peor, pero hay que recordar también en descargo de quien tiene dar la cara todos los martes ante los periodistas, el vicepresidente socialista Luis Pérez, que en su momento él afirmó que no veía lógico que pudiera romperse el pacto por la Operación Poniente, y luego mantuvo que los asesores del PAL debían seguir en sus puestos... pero en ambas cosas le enmendaron la plana los listos de turno dejándolo en evidencia ante los medios de comunicación; pero el tiempo ha demostrado que él tenía razón y los listos se equivocaban.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya sabemos que Luís Pérez es el submarino del PAL en Diputación, ya sabemos lo amiguitos que somos, ya sabemos que es cuestión de tiempo que le metan mano judicialmente al PAL por el tema de la financiación, ya sabemos que no es necesaria la intervención judicial para tomar decisiones políticas. Lo que no sabíamos era lo de tu "pensamiento difuso", Rafa, aunque lo intuiamos :)

Rafael M. Martos dijo...

¿Pensamiento difuso? No lo entiendo. Lo que sostengo (perdón... eso es cosa de Diego López)... lo que digo es que mientras el PAL como tal no esté contaminado o los diputados provinciales no lo estén, y sabiendo que el PSOE los necesita, no entiendo que hagan la pantomima de no querer cuentas con ellos. Si el PAL o los diputados estuvieran tocados, al PSOE no le quedaría más remedio que apartarlos, pero mientras no sea así, e -insisto- teniendo en cuenta que los precisa... pues que lo oculten.