Esquizofrénica izquierda

Quizá hayan pasado veinte años desde aquella conversación, pero la actualidad me la ha recordado y quiero compartirla. La mantenía con un buen amigo, realizador de la televisión en la que por entonces ambos trabajábamos.
Él era un gran admirador de Juan Manuel Sánchez Gordillo, el ya entonces alcalde de Marinaleda, y surgió el tema a raíz de que me tocó cubrir su detención en la Plaza Nueva de Granada para declarar ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Se le reclamaba por haber cortado las vías del tren en una protesta de los jornaleros, y al ser ya también -uf- parlamentario, resultaba estar aforado. Ni más ni menos que le mandó detener -en ese momento estábamos hablando él y yo, pero rodeados por la multitud que en autobuses se habían traído de los pueblos sevillanos- Plácido Fernández Viagas, hijo de otro Plácido Fernández Viagas histórico, el presidente de la Andalucía preautonómica.
Mi buen amigo asumía sin problemas que Juan Manuel pudiera ser alcalde y parlamentario cuando Izquierda Unida negaba el derecho a esa compatibilidad de cargos a todos sus demás afiliados.
Mi buen amigo asumía que seguro que Juan Manuel decía la verdad cuando aseguraba que no se había dado cuenta de que cobraba dos sueldos incompatibles legalmente.
Mi buen amigo asumía que Juan Manuel se declarara pacifista y a la vez apoyara electoralmente a HB en las elecciones europeas.
Mi buen amigo asumía que Juan Manuel se declarara nacionalista andaluz, pero que su nacionalismo fuera de imitación al vasco (incluso en la estrella roja de la bandera y el rojerío de su discurso) en vez de tener una identidad propia (como pasa con el PNV a diferencia de los batasunos) como la de otras organizaciones andalucistas.
Mi buen amigo asumía que a Juan Manuel no se le conociera ni una sóla iniciativa parlamentaria en todos esos años.

No sé dónde estará hoy mi buen amigo, pero Juan Manuel sigue igual. Se montó una organización a su imagen y semejanza, la CUT-BAI, y recreó el SOC con el SAT. A estas alturas sigue compatibilizando dos cargos que en IU están declarados incompatibles, el de alcalde y el de parlamentario andaluz, y sigue metiendo en aprietos esquizofrénicos a IU.
Resulta que están a punto de quemar en la hoguera a esa bruja que es Rosa Aguilar, pero el mismo Valderas que se dispone a prenderle fuego a la pira, luego es incapaz de mandar al carajo (perdón por el término, pero suena muy cubano y por tanto apropiado) a Juan Manuel, que ha avalado a una organización vinculada a ETA para su candidatura a las elecciones europeas, en vez de avalar la de IU. El pacifista Juan Manuel firma para que una candidatura que no condena la violencia ni el asesinato, pueda presentarse a las elecciones... jo, que coherencia.
Qué coherencia también para un nacionalista andaluz apostar por un lista vasca en vez de propugnar una lista andaluza... nacionalista... O la coherecia de levantar la bandera de la II República... ¡Española! llena de castillos y leones ¡germen de España!
Como en las últimas elecciones autonómicas, cuando estuvo a punto de abandonar IU para unirse a la Coalición Andalucista (en la que había soberanistas como Liberación Andaluza, nacionalistas como el PA y hasta regionalistas como Foro Andaluz), y acabó pensándoselo mejor y se quedó al calor de aquellos que le aseguraban un asiento confortable en el Parlamento Andaluz.
¿Cómo le iría a IU sin él y sin otros cuatro como él? 

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Le iria mucho mejor a IU ....
Lo que me sorprende es la similitud entre su articulo y el de Fernando Santiago de hoy en la edicion andaluza de El Pais.
El de Fernando estaba disponible en la web desde esta madrugada a las cuatro, aproximadamente, el suyo, a lo largo de la mañana de hoy lunes (por las suspicacias digo ...)

Rafael M. Martos dijo...

No soy lector de El País, ni siquiera en la versión digital. Pero tampoco me parece relevante ese aspecto, a no ser que puedan parecerse en algo más que la opinión sobre el personaje, sus modos y sus maneras de mesías caducado.

Mansur dijo...

La candidatura de Iniciativa Internacionalista no apoya la violencia de nadie. Es un intento de conformar una plataforma solidaria con el derecho a la autodeterminación de los pueblos y con los valores de la izquierda. Me llama la atención que defiendas esquemas propios del españolismo imperialista (PP-PSOE). Por cierto,estos sí que son partidos que apoyan la violencia: la del GAL, la tortura de miles de ciudadanos vascos, la de cientos de miles de muertos y torturados en Irak y Afganistán, la del colonialismo imperialista español en América Latina, la de millones de niños en el Tercer Mundo. Por otro lado, decir que el Partido Andalucista de España es nacionalista es cómico.Sobran más comentarios. Para decir estupideces mejor cállate.

Anónimo dijo...

Y,a todo esto, ¿Quién es Plácido Fernández Viagas hijo en la actualidad? No tengo ni idea de lo que hace este señor cuyo padre si alcanzó notoriedad. Muchas gracias.